FORTUNA DE LEYENDA

TAL COMO AUGURÓ SU PADRE, AQUEL HUEVO DE DRAGÓN TRAJO GRAN FORTUNA A YACUB, UN NIÑO ALMOHADE QUE VIVÍA EN EL CASTILLO DE AL QALAT.

El niño crió al dragón en secreto y la criatura se convirtió en la salvación de su familia, al enfrentarse al grupo rebelde que pretendía matarlos.

Destruido el puente en la lucha, el dragón se ofreció como paso sobre el río Wadi Xira, posibilitando la huida de la familia hacia Isbiliya.

Desde entonces, dice la leyenda, que aquel dragón es el guardián que defiende el castillo de Alcalá de Guadaíra, mientras espera el regreso de su amigo Yacub.